De domingo…

Camino. Siento el aire fresco de la mañana y pienso que soy afortunada. Apenas noto el cansancio de la noche anterior porque ya he tomado el café activador de de la mañana. Pienso. Sí, pienso. A veces hay que encontrarse con una misma y reflexionar sobre ciertas cosas.
Analizo las conclusiones y sonrió. Nada ni nadie ha de quitarme la ilusión, ni tan siquiera el maldito dinero.
Esta brisa fresquita que inunda la isla me hace sentir bien, hace que el último día de vacaciones sea más llevadero y para rematar jornada familiar por todo lo alto.
Esto sólo acaba de empezar.
Saludos, portarse bien! 😊

De vuelta a la rutina…. ¿con energía?

Ya se acaban las vacaciones y supuestamente hemos cargado pilas. Digo supuestamente porque llego desfondada. Lo único bueno de esto es que es prácticamente una semana y media y llegan las fiestas. Así la vuelta al trabajo se hace más llevadera. Eso sí, espero dormir más ahora cuando empiece a trabajar.

Si hago un balance del verano, de lo bueno y malo que me ha pasado; la balanza se decanta claramente por el lado bueno. Si hace unos meses atrás me hubieran dicho que el verano lo iba a vivir intensamente (y he de reconocer que aún así me he portado muy bien) no me lo hubiera creído.

De no tener absolutamente nada que hacer y de incluso pensar no pillar vacaciones como se me pasó por la cabeza,  he pasado a no parar casi quieta. Día sí y día también tenía planes incluso algunos días compaginándolo con el trabajo.  Las vueltas que da la vida en cuestión de segundos. 

Estoy muy contenta porque han llegado personas a mi vida que me aportan cosas que necesitaba. Han venido a sumar y junto con las personas que son parte de mi vida, me encuentro más fuerte todavía para afrontar todo lo que la vida me tiene preparado. A veces creemos que las personas que están en tu vida de hace años son la mejor compañía y nos cegamos en intentar aferrarnos a ellas. Yo hace unos cuatro años aprendí que no es así. Y la vida me da la razón, a veces una persona que conoces hace poco te da mucho más que alguien a quien considerabas tu amig@.

Así que a las nuevas personas que se han ganado un trocito de mi corazón, muchas gracias por aportar justo lo que necesitaba y a mis amigos de siempre más agradecida si cabe, por ser y por estar, por apoyarme en mis decisiones y ayudarme en mis momentos más flacos. Gracias a ese empujón, la persona que fui ha vuelto. 

También he de decir que han salido personas de mi vida. Desde luego ya habían salido pero durante el verano he tenido la confirmación de que sobraban. No le doy más vueltas porque no me merece la pena y apenas me importa jeje.

Este año, es año de cambios. Estoy tomando decisiones que hace unos cuantos meses ni tan siquiera se me habrían pasado por la cabeza. Y por una vez, creo que no me estoy equivocando en la decisión. Me he propuesto tener una tercera opción para continuar creciendo. Vuelvo a la vida universitaria!!! Aunque no al nivel de cuando tenía 18 años porque es imposible. Y además empiezo una nueva etapa con la ansiada independencia jaja.

Por tanto! suerte y al toro! 

Saludos.

La mala leche que me entra por momentos….

Y es que hay días que yo mataba a alguien.

Hay días en los que sacaría mi guadaña a pasear. Normalmente la llevo en el maletero del coche. No suelo enfadarme a tal extremo de tener que sacarla a pasear. Aunque últimamente la mala leche va creciendo por momentos, y las emociones amigos míos hay que sacarlas.

Y mira que yo venía relajadita. Me he ido de fin de semana a Pinares de Guadalimar, a una casa rural super mona y grande. Afortunadamente no tenía apenas nada de cobertura y ha podido ser una desconexión casi total. Reconozco que he descubierto algo que ya sabía, por tanto he reafirmado mejor dicho, que soy adicta a mi móvil. Me he visto yéndome a la orilla del río que parecía ser el único sitio donde yo tenía para ver si alguien me había mandado un wasap. jajaja. Penoso, lo sé.

El caso es que se supone que debía venir relajada. Y me encuentro con el mismo problema, el mismo, que tenía cuando me fui. Haces el esfuerzo de visitar a personas en el periodo vacacional porque tienes deferencia y dices bah! venga, por un día… Pero cuando esa misma persona te hace ir 3 días de vacaciones para dejarte tirada, ya me parece excesivo. Ya la tontería empieza a ser mosqueo… y mira por donde, he decidido borrarme. Evita la ocasión y evitarás el peligro, pues yo he optado por que la próxima vez sea otra persona quien la atienda, por si el enfado ya pasa a ser externo y provoca consecuencias.

De las experiencias se aprende, y ya te digo yo que el año que viene, en vacaciones el móvil apagado y la agenda cerrada. Cerrada por descanso del personal.

Ahora que ya tengo la agenda esta semana cerrada. A disfrutar de lo poco que me queda, aunque esté de mudanzas. 

Un saludo y animo, queda menos para el año que viene

.10644916_10203971863929607_277677629800442113_n 10620745_10203971846409169_8598700626894802473_n 10552473_10203971848369218_3676891718265901198_n 10599409_10203971851929307_6378288188502061567_n

Un año y cuatro meses después….

Hace un año y cuatro meses exactamente que volví a nacer. Aquel día me prometí a mí misma que iba a cambiar muchas cosas en mi vida. En el momento del accidente, del cual pensé que no salía, no me dio apenas tiempo de pensar nada. Únicamente logré articular dos frases en aquellos diez segundos que calculo duraría el aparatoso golpe.

Recuerdo que fue algo así como: Hasta aquí hemos llegado. Y momentos después pensé: En la cara, golpes no.

Curioso, me llegaron a preguntar si es verdad que ves pasar la vida en cuestión de segundos. Yo no vi nada. Creo que no me dio tiempo, quizás es porque no era mi momento. El caso, es que en el trayecto de la ambulancia, donde aguanté como una campeona porque creo que en la vida me he mareado tanto como allí tumbada, y durante la estancia en el hospital sentada en la silla de ruedas, tuve tiempo de pensar.

Pensé lo afortunada que era de estar ahí sentada, después de ver el coche boca abajo. La suerte que tuve de que en la carretera hubiera más coches circulando, porque de no haber sido así no sé el tiempo que hubiera permanecido dentro del coche sin saber como salir. Cuando quedé boca abajo y me di cuenta de que todo había pasado, moví las piernas. Al ver que había movilidad solté el cinturón y todo estuvo bien hasta que vi sangre. Es entonces cuando me puse nerviosa. Y empecé a dar vueltas intentando buscar una salida. Gracias a la persona que vino corriendo y me abrió la puerta salí de ahí.

Me di cuenta de que se me estaba dando una segunda oportunidad para cambiar todo aquello que no tenía sentido en mi vida, una segunda oportunidad para afrontar mis miedos y pulir todo aquello que sé que está dentro de mí pero no se atreve a salir. El accidente creo que fue una señal. Desde entonces he cambiado ciertas cosas que me generaban un estres constante.

Ahora un año y cuatro meses después puedo decir que todavía no he superado el suceso. Pensaba que sí, porque intento pasar por allí cada vez que por motivos laborales he de desplazarme a sitios cercanos, pero la zona del golpe se pone tensa y el corazón se acelera; si a todo ello, sumamos que hace unos días en Elche ocurrió un accidente de tráfico justo a mi lado, que no llegué a ver pero si a escuchar, y que me puse mala a tal nivel que tuve que sentarme porque me dieron mareos y sudores fríos; se llega a la conclusión que todavía necesito tiempo.

Ahora únicamente espero que salga el juicio pronto, y a seguir celebrando mis dos cumpleaños durante muchísimos años más.

A new life is coming

Hacía tiempo que no escribía. Quizás porque había perdido la motivación y la ilusión que tenía por hacerlo. Siempre me ha gustado escribir. Hace que me sienta libre. Cuantos blogs habré empezado y al final he abandonado….

Soy capaz de escribir mil cosas, poder decir todo lo que me pasa por la mente, eso sí vía escrita. Es como si me convirtiera en otra persona. Consigo expresar todo aquello que me gustaría decir y no puedo (Estoy trabajando en ello).

Desde hace unos meses he cambiado. Tengo los recursos suficientes como para poder afrontar y enfrentarme a mis miedos y eso es algo que me ha costado mucho conseguir. Demasiado. Pero ahora estoy preparada.

No sé cada cuanto tiempo actualizaré esto ni si tan siquiera si alguien lo va a leer. Pero el hecho de escribir era algo que me hacía mucho bien y me permitía no darle vueltas a la cabeza. Por tanto, ¿por qué no he de hacer algo que me gusta?

¿La temática? Cualquier cosa.

Nos vemos por la red, esta vez he vuelto, pero para quedarme definitivamente.

Ahora empieza una nueva etapa en mi vida, ahora empiezan… los desvaríos de cactusgirl