Un año y cuatro meses después….

Hace un año y cuatro meses exactamente que volví a nacer. Aquel día me prometí a mí misma que iba a cambiar muchas cosas en mi vida. En el momento del accidente, del cual pensé que no salía, no me dio apenas tiempo de pensar nada. Únicamente logré articular dos frases en aquellos diez segundos que calculo duraría el aparatoso golpe.

Recuerdo que fue algo así como: Hasta aquí hemos llegado. Y momentos después pensé: En la cara, golpes no.

Curioso, me llegaron a preguntar si es verdad que ves pasar la vida en cuestión de segundos. Yo no vi nada. Creo que no me dio tiempo, quizás es porque no era mi momento. El caso, es que en el trayecto de la ambulancia, donde aguanté como una campeona porque creo que en la vida me he mareado tanto como allí tumbada, y durante la estancia en el hospital sentada en la silla de ruedas, tuve tiempo de pensar.

Pensé lo afortunada que era de estar ahí sentada, después de ver el coche boca abajo. La suerte que tuve de que en la carretera hubiera más coches circulando, porque de no haber sido así no sé el tiempo que hubiera permanecido dentro del coche sin saber como salir. Cuando quedé boca abajo y me di cuenta de que todo había pasado, moví las piernas. Al ver que había movilidad solté el cinturón y todo estuvo bien hasta que vi sangre. Es entonces cuando me puse nerviosa. Y empecé a dar vueltas intentando buscar una salida. Gracias a la persona que vino corriendo y me abrió la puerta salí de ahí.

Me di cuenta de que se me estaba dando una segunda oportunidad para cambiar todo aquello que no tenía sentido en mi vida, una segunda oportunidad para afrontar mis miedos y pulir todo aquello que sé que está dentro de mí pero no se atreve a salir. El accidente creo que fue una señal. Desde entonces he cambiado ciertas cosas que me generaban un estres constante.

Ahora un año y cuatro meses después puedo decir que todavía no he superado el suceso. Pensaba que sí, porque intento pasar por allí cada vez que por motivos laborales he de desplazarme a sitios cercanos, pero la zona del golpe se pone tensa y el corazón se acelera; si a todo ello, sumamos que hace unos días en Elche ocurrió un accidente de tráfico justo a mi lado, que no llegué a ver pero si a escuchar, y que me puse mala a tal nivel que tuve que sentarme porque me dieron mareos y sudores fríos; se llega a la conclusión que todavía necesito tiempo.

Ahora únicamente espero que salga el juicio pronto, y a seguir celebrando mis dos cumpleaños durante muchísimos años más.

Anuncios

4 pensamientos en “Un año y cuatro meses después….

  1. Poco a poco y el tiempo irá cerrando esa herida… Siempre quedará una pequeña cicatriz y nunca dejarás de tener 2 cumpleaños, pero acabarás viendo, sin darte cuenta de cuando se ha dado el cambio, que pasas por ese sitio y no sientes nada. Todo llegará, ¡ya verás!
    Eso sí, para que llegue lo primero que tiene que pasar es el juicio así que deseo que eso sea pronto que tenemos que celebarlo juntas!!!!

    Un abrazo enormeeeeeee!!!!

    Me gusta

  2. Este post debería aprovechar para que muchos nos replanteásemos prioridades en el día a día de cada uno. Sigue disfrutando de cada momento con quienes estimas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s